La revolución del sistema agroalimentario

La revolución del sistema agroalimentario

Nos encontramos ante un momento muy importante para nuestro sector agroalimentario. Nos hemos dado cuenta de su importancia económica y social, del valor que tiene un agricultor, un ganadero y un empresario agroalimentario. Jugamos un papel fundamental en el presente y más aún en el futuro.

Como todo en esta vida, las cosas evolucionan. Todos los sectores han avanzado a un ritmo impensable pero, ¡ojo!, a nosotros nos está costando un poco más, aunque ya estamos aquí.

BIENVENIDOS A LA NUEVA AGRICULTURA

Un sector más sostenible, más innovador, más colaborativo y más digital. Somos los encargados de alimentar a una población creciente, con menos recursos, una población más exigente y en un momento donde las decisiones se toman desde un despacho, desde una o­ cina y sin ni conocer la realidad de un sector al que le afecta de manera acentuada todos estos factores y decisiones. Pero como he dicho antes... ¡Ya estamos aquí! 

Nos estamos continuamente reinventando, no nos queda otra.... Tenemos demasiada responsabilidad y, a su vez, demasiadas complicaciones de todo tipo. Esas dificultades hacen que nos reinventemos a todos los niveles. Una de esa reinvención viene ligada a la tecnología aplicada a la agricultura, a la digitalización y la optimización de procesos y recursos.

Tenemos que tener un mayor control de nuestras explotaciones y de nuestros cultivos para ser más eficientes. Para llevar a cabo practicas más sostenible debemos saber cómo y cuándo realizar cada labor y ahí es donde juega un papel fundamental la tecnología.

Estamos llevando a cabo proyectos increíbles que podrán ayudar a todos los agricultores, como el uso de blockchain para la trazabilidad, un centro de control inteligente para el olivar y el almendro o diversos proyectos relacionados con la mejora genética. Estoy convencido de que se extenderá el uso de ese tipo de tecnologías a toda la agricultura y ganadería, y se convertirá en algo común y normal tener a nuestra vaca geolocalizada y ver su actividad y hábitos, obteniendo mejores conclusiones y mejores decisiones sobre nuestra gestión.

Igual que el poder realizar un mapa dinámico de mi finca y a través de distintas tecnologías y modelos predictivos que el riego sea autónomo. Que un sistema diga cómo, cuándo y cuánto regar. Ya estamos en ese punto, ya somos capaces de extrapolar este sistema o modelo a cada ­ finca. Somos capaces de predecir enfermedades, de optimizar la época de recolección o controlar el estado vegetativo de una explotación desde un centro de control inteligente.

Hemos tardado en subir al tren de la tecnología pero somos un sector muy fuerte y decidido que cuando decide entrar o subir, entramos y subimos de verdad para, posteriormente, ponernos a conducir ese tren. 

 

El cortijo que se convirtió en una startup

Y es que hay varios factores clave para que esta evolución tenga éxito:

-Llegar al sector. Tenemos que transmitir de manera adecuada este avance, para ello debemos esforzarnos en darlo a conocer, en presentar los beneficios que representa y la ayuda que aporta a la hora de tomar decisiones. De lo importante que es para llevar a cabo cultivos más sostenibles y optimizar los recursos disponibles sin perder producción y aumentando la rentabilidad.

-Puntos de transferencia del conocimiento: Lugares donde poder aplicarlo a modo demostrativo. Sitios donde poder transferir ese conocimiento y ese know-how.

-Formación: Formación continua en esos avances. Ayudar al sector a la implementación de esa tecnología.

-Programas de apoyo: Programa de subvenciones o apoyo para incentivar la inversión de estas nuevas técnicas y tecnología.

Pero sobre todo...

-Respetar al sector: Respetar nuestra agricultura, nuestra ganadería, a nuestros agricultores y empresarios, a nuestros industriales y a todos los que trabajan de un modo u otro en el sector agroalimentario. Somos los más exigentes con nosotros mismos, así que defendamos nuestros productos. Tomemos las medidas oportunas para respetar al sector, porque otra cosa que debe el mundo de tener en cuenta es que ¡seguimos y seguiremos estando aquí! 

 

Fuente: Agronegocios