Startup Europe Smart Agrifood Summit, la reinvención digital de la Industria Agroalimentaria

Juan Francisco Delgado Morales, Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación INTEC, nos habla sobre el nacimiento del ecosistema de startups agrifood en el mundo


Juan Francisco Delgado Morales, Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación INTEC, nos habla sobre el nacimiento del ecosistema de startups  agrifood en el mundo.

Tenemos la oportunidad de participar en el mayor evento de innovación en el sector agroalimentario del mundo. Lo que veremos en este evento en la cadena de valor agroalimentaria en los cultivos en el campo, en los invernaderos, en el mar, en las piscifactorías, en las granjas, en los nuevos alimentos, en la bioalimentación, en la edición genética, será lo que veremos en unos años en nuestra mesa y en nuestra industria. 

Las personas somos maquinas evolucionadas. Algún día seremos capaces de crear la inmortalidad, o crearemos nuestros cerebros o descargaremos el contenido de nuestro cerebro en un ordenador. Esto no es una frase de Isaac Asimov sino más bien una aseveración de los científicos que trabajan en los temas de inteligencia artificial. La inteligencia artificial está ya presente en nuestras vidas, cada vez más. Desde las búsquedas de Google, el dialogo con Siri o Alexa, la búsqueda de viajes… o cuando solicitamos un UBER nos topamos ya con la realidad de la inteligencia artificial en sus primeros pasos. 

La combinación de aplicaciones digitales y los cambios y transformaciones en lo que se ha dado en llamar la ola de innovación ligada a la inteligencia artificial está siendo precedida de la llamada revolución 4.0, la transformación digital de todos los sectores que buscan mejorar la productividad, las ventas/los mercados y la reducción drástica de costes y de recursos naturales.     

Las industrias en general están menos del 40 por ciento digitalizadas, a pesar de la penetración relativamente profunda de estas tecnologías en los medios, el comercio minorista y la alta tecnología. La industria agroalimentaria esta por término medio aún el 10% sujetas a transformación digital y de una forma muy desigual. Una oportunidad para la innovación y para las startups disruptivas. Las estrategias digitales audaces y estrechamente integradas serán el mayor factor diferenciador entre las empresas que ganan y las que no lo hacen, y los mayores ingresos y las mayores inversiones se destinarán a aquellas startups -o empresas de rápido crecimiento- que inician las llamadas disrupciones digitales. Los seguidores de estas empresas o las corporaciones que sigan estas disrupciones de forma rápida y con excelencia operativa y salud organizacional superior no se quedarán atrás.

Las que sólo hablen, comuniquen, postureen con lo digital sufrirán una caída mayor. Las ganancias netas en las startups de la industria agroalimentaria que han comenzado en la revolución digital llegan, como mínimo, a los dos dígitos anuales, y con un crecimiento del EBITDA de un 75% en la mayoría de los casos y con una curva de crecimiento exponencial. La industria agroalimentaria está dando los primeros pasos al respecto. Esta en unas etapas muy tempranas, pero con la base que tiene, será seguramente la que más potencial de desarrollo tenga con las tecnologías transversales (Blockchain, 5G, Fintech, etc.).

La mayoría de las empresas exitosas de este sector están cambiando de forma audaz su modelo de negocio poniendo al usuario en el centro del sistema, imitando lo que antes han hecho otras startups de otros sectores.      

Para entender lo que están haciendo los líderes de hoy en el sector Agrifood., hemos de saber que más del doble de las empresas líderes vinculan sus estrategias digitales y corporativas que las que no lo hacen. Es decir, no separan su estrategia de desarrollo corporativo a su estrategia digital. Además, los ganadores tienden a responder a la digitalización cambiando significativamente sus estrategias corporativas. Esto tiene un sentido intuitivo: muchas disrupciones digitales requieren cambios fundamentales en los modelos de negocios. Además, el 49 por ciento de las compañías líderes de este sector están invirtiendo en transformación digital más que sus competidores, en comparación con solo el 5 por ciento de las compañías rezagadas, que suelen ser las que no han incorporado las innovaciones de las startups o aquellas que su carácter familiar y cerrado les hace creer que el negocio se mantendrá como en siglos anteriores, ignorando por completo la transformación que está operando. El 90 por ciento de estas empresas invierte menos que su competencia. Y algunas de ellas deja de mirar las startups con la técnica del avestruz y olvidan la rapidez vertiginosa de la revolución digital. Parece claro que una gran inversión digital es un factor diferenciador, y una estrategia de innovación en los rápidos crecimientos en startups disruptivas aceleran exponencialmente la competitividad.

Invertir en Inteligencia Artificial, en Internet de las cosas, en BigData y en análisis, en plataformas de relación con el cliente, en sistemas de telecomunicaciones, en Blockchain, en economía circular, no es una moda, no es un capricho de tecnólogos, es más bien una necesidad esencial para competir. 

A la mayoría de los ejecutivos de las grandes empresas les encantaría el tipo de juego de ecosistema de innovación que otras empresas como Alibaba, Amazon, Google, Apple, Airbnb, UBER y Tencent han realizado en sus respectivas plataformas. Sin embargo, muchos reconocen que pocas empresas pueden montar estrategias disruptivas, al menos a nivel de ecosistema. Sus departamentos de I+D son pesadas maquinarias que no pueden ir tan rápido como las disrupciones que presenta el mercado. Las Startups son una oportunidad. Invertir en ellas e imitarlas y probar su conocimiento quizás sea la estrategia más rentable. Ya lo está haciendo así un 35% de las grandes corporaciones.

En Startup Europe Smart Agrifood Summit estamos ofreciendo esta posibilidad.

La agricultura nació con el Homo Sapiens hace miles de años. Hay quien sostiene que trajo la injusticia y la desigualdad. Hoy en día la inteligencia artificial es en realidad un intento de entender la inteligencia y la razón humana. Y aplicarla a la agricultura, a la ganadería, al cuidado de la naturaleza, porque sus recursos son limitados es una forma de luchar también por la supervivencia de nuestro mundo.